TRANSITANDO

martes, 12 de abril de 2016

HIJOS DEL TREN

Muchos afirman que los argentinos somos hijos de los barcos, aunque nuestra cultura popular demuestra que los argentinos somos hijos de los trenes.
¿Cuántos sabores, cuántas tonadas, cuántas leyendas, cuántas coplas, cuántos ritmos se trajeron de las provincias en tren? ¿A cuántas querencias el tren les quitó la sed, a cuántas el hambre? ¿A cuántos pueblos les puso nombre con su llegada y a cuántos los hizo silencio al dejar de pasar? Porque el tren en Argentina es padre de pueblos y también padre de desiertos. Padre de recuerdos y padre de olvidos. Padre de la imaginación (los niños y los trenes forman una congregación mágica, una hermandad donde la próxima estación todavía no ha sido fundada, pero nadie duda que en el próximo juego habrá de ser creada) También el tren es padre de la nostalgia ya que el tren y los ancianos ferroviarios comparten secretos íntimos del paisaje espiritual, y a medida que pasa el tiempo y el tren deja de pasar y el ferroviario se queda sin trabajo, todo ese diálogo entre el tren y ferroviario se hace vino, silencio poblado de desiertos, o como bien señala el poeta cordobés Daniel Salzano, hijo y nieto de ferroviarios: “¿Qué es lo que hace un ferroviario cuando le quitan el tren?/ Primero se vuelve loco, después empieza a beber?
Añadir leyenda

viernes, 15 de enero de 2016

MIEDOS

Añadir leyenda
Ya escondí un amor con miedo de perderlo, ya perdí un amor por esconderlo.
Ya estuve en manos de alguien por miedo, ya tuve tanto miedo al punto de ni sentir mis manos.
Ya expulsé de mi vida a personas que amaba, ya me arrepentí por eso.
Ya pasé noches llorando hasta caer de sueño, ya me fui a dormirme tan feliz al punto de ni conseguir cerrar los ojos.
Ya creí en amores perfectos, ya descubrí que no existen.
Ya amé a personas que me decepcionaron, ya decepcioné a personas que me amaron.
Ya pasé horas frente al espejo intentando descubrir quien soy, ya tuve tanta certeza de mí al punto de querer desaparecer.

Ya mentí y me arrepentí después, ya dije la verdad y también me arrepentí.

martes, 15 de diciembre de 2015

AMOR DE TARDE

Añadir leyenda
Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cuatro
y acabo la planilla y pienso diez minutos
y estiro las piernas como todas las tardes
y hago así con los hombros para aflojar la espalda
y me doblo los dedos y les saco mentiras.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cinco
y soy una manija que calcula intereses
o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas
o un oído que escucha como ladra el teléfono
o un tipo que hace números y les saca verdades.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las seis.
Podrías acercarte de sorpresa
y decirme "¿Qué tal?" y quedaríamos
yo con la mancha roja de tus labios
tú con el tizne azul de mi carbónico.

Lee todo en: Amor de tarde - Poemas de Mario Benedetti 

JAMEOS DEL AGUA


lunes, 14 de diciembre de 2015

AMANECE ......Y TE MIRO

Añadir leyenda
Amanece,los primeros rayos de Sol entran por la ventana
debo levantarme para el trabajo y tu,aun dormitas en nuestra cama,
te ves radiante,plena,ardiente con medio cuerpo fuera de las sabanas,
me detengo a mirarte,se me pierden las miradas,me ganan las ganas........

Y no se si irme o perderme en la cama o acariciarte toda o besarte la cara,
necesito tiempo,porque mi tiempo se acaba,debo irme a trabajar o quedarme en la casa,pero.....!Te ves tan bella que mis sentidos estallan! y es entonces que decido,
poco a poco,despojarte de tus blancas sabanas y perderme en tu piel.....cálida,suave y besarte toda,de tus pies... a la cara y caminar hacia el cielo...como flotando en la nada......


CAMINO AL CIELO

Añadir leyenda